Salud y Buenos Alimentos
 


   Salud y buenos alimentos | Alimentos 

Clasificación y propiedades del Boniato (Ipomoea batatas)


Alimentos por categorías
  
Búsqueda de alimentos

  « Anterior

BONIATO (Ipomoea batatas)

Siguiente »  

Boniato
Ipomoea batatas

Boniato (Ipomoea batatas) Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported Foto Miya en wikimedia.org

Propiedades del boniato

En lo que se refiere al aporte nutricional, el boniato es un alimento que destaca por su contenido en carotenoides, vitamina E, vitamina C, vitamina A, hidratos de carbono, vitamina B, agua, vitamina B6 y fibra.

Carotenoides. Actúan como antioxidante previniendo el envejecimiento celular y protegiendo el organismo frente a los radicales libres y la aparición de cáncer, a la vez que se aumentan la eficiencia del sistema inmunitario y se reducen las probabilidades de ataques cardíacos. Los carotenos son también requeridos por nuestro organismo para la formación de la vitamina A.

Vitamina E. Presenta propiedades antioxidantes que ayudan a mantener la integridad de la membrana celular, protegiendo las células y aumentando la respuesta defensiva de éstas ante la presencia de sustancias tóxicas derivadas del metabolismo del organismo o del ingreso de compuestos por vías respiratorias o bucales. Las propiedades antioxidantes de la vitamina E protegen, además de al sistema inmune, al sistema nervioso con el mantenimiento de la mebrana neuronal y al sistema cardiovascular evitando la destrucción de glóbulos rojos y la formación de trombos. Asimismo, esta vitamina protege al organismo frente a la destrucción de ácidos grasos, vitamina A, vitamina C y selenio, y frente al envejecimiento causado por la degeneración de tejidos que trae consecuencias como la falta de memoria, siendo importante en la formación y renovación de fibras elásticas y colágenas del tejido conjuntivo.

Vitamina C (o ácido ascórbico). Con propiedades antioxidantes que ayudan a neutralizar los radicales libres y a eliminar determinadas sustancias tóxicas, reduciendo la probabilidad de desarrollar cáncer. La vitamina C inhibe además el crecimiento de bacterias dañinas para el organismo, favorece el sistema inmunitario, previene enfermedades vasculares al reducir la tensión arterial, y es empleada en tratamientos contra alergias como el asma o la sinusitis. En cuanto al desarrollo del organismo, esta vitamina tiene un destacado papel en el mantemiento de cartílagos, huesos y dientes, ayuda a la absorción del hierro no hémico, y es imprescindible en la formación de colágeno, por lo que previene contra afecciones de la piel y contribuye a la cicatrización de heridas y quemaduras. También es sabido que mejora la visión y reduce la posibilidad de aparición de glaucoma y cataratas, además de combatir el estreñimiento por sus propiedades laxantes.

Vitamina A. Colabora en las funciones de crecimiento, mantenimiento y reparación del sistema óseo, a la vez que contribuye al desarrollo celular relacionado con la vista, mucosas, epitelios, piel, uñas, cabello y esmalte de dientes. La vitamina A cumple además un rol determinante en la función reproductiva, contribuyendo tanto en la producción de esperma como en el ciclo reproductivo femenino, y favoreciendo el normal desarrollo de células y tejidos del feto durante el embarazo.

Hidratos de carbono. Aporte energético. Se estima que el 55-60% de la energía diaria que necesitamos debe provenir de carbohidratos, bien por la ingesta de alimentos ricos en almidón, bien por las reversas de glucógeno presentes en nuestro organismo. Además, la principal energía que necesita el cerebro para funcionar es la glucosa, que encontramos en alimentos ricos en carbohidratos. Gracias al carácter hidrofílico de los carbohidratos, este alimento constituye también una fuente de obtención rápida de energía, al ser fácilmente atacado por las enzimas hidrolíticas.

Vitamina B1 (o tiamina). Participa en la producción energética colaborando en el metabolismo de los carbohidratos. La vitamina B1 juega además un papel esencial en la absorción de glucosa por parte de cerebro y sistema nervioso, por lo que la deficiencia de este nutriente puede derivar en cansancio, poca actividad mental, falta de coordinación, depresión, etc. Otras funciones como el crecimiento y mantenimiento de la piel o el sentido de la vista, dependen en buena medida de los niveles de esta vitamina en el organismo.

Agua (70,50%). Favorece la hidratación de nuestro organismo, al que debemos abastecer, incluyendo el consumo a través de los alimentos, con una cantidad de agua que oscila entre los 2,7 y los 3,7 litros, dependiendo de cada constitución, de la actividad física desarrollada, o de estados como el embarazo, la lactancia, enfermedad o exposición a fuentes de calor, circunstancias estas últimas donde las necesidades de consumo aumentan.

Vitamina B6 (o piridoxina). Favorece la formación de glóbulos rojos, células sanguíneas y hormonas, interviene en la síntesis de carbohidratos, proteínas y grasas, y colabora en el mantenimiento de los sistemas nervioso e inmune en perfecto estado, participando indirectamente en la producción de anticuerpos. La vitamina B6 reduce además los niveles de estrógeno, aliviando así los síntomas previos a la menstruación además de estabilizar los niveles de azúcar en sangre durante el embarazo. También evita la formación de piedras o cálculos de oxalato de calcio en el riñón.

Fibra. Ayuda a que se den en el organismo las condiciones favorables para la eliminación de determinadas sustancias nocivas como colesterol o ciertas sales biliares, y colabora en la dismunición de glucosa y ácidos grasos en la sangre. Por este motivo, los alimentos ricos en fibra se antojan indispensables en una dieta excesivamente rica en carbohidratos, proteínas o grasas. Colabora además en la eliminación de agentes cancerígenos.

El resto de nutrientes presentes en menor medida en este alimento, ordenados por relevancia de su presencia, son: potasio, calorías, vitamina B9, magnesio, vitamina B2, fósforo, hierro, calcio, cinc, yodo, vitamina B3, proteínas, ácidos grasos poliinsaturados, sodio, selenio, ácidos grasos saturados, grasa y ácidos grasos monoinsaturados.

Clasificación

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida, Asteridae
Orden: Solanales
Familia: Convolvulaceae
Tribu: Ipomoeeae
Género: Ipomoea
Especie: I. batatas

Aporte Nutricional 100 gr

Energía
115,00 Kcal
Potasio
300,00 mg
Vitam. A
655,00 µg
Proteínas
1,63 g
Fósforo
50,00 mg
Vitam. B1
0,17 mg
Hidratos
24,11 g
Fibra
3,14 g
Vitam. B2
0,06 mg
Agua
70,50 g
Grasa
0,60 g
Vitam. B3
0,97 mg
Calcio
22,00 mg
Colesterol
0,00 mg
Vitam. B6
0,27 mg
Hierro
0,66 mg
AGS
0,23 g
Vitam. B9
17,00 µg
Yodo
2,40 µg
AGM
0,04 g
Vitam. B12
0,00 µg
Magnesio
18,00 mg
AGP
0,20 g
Vitam. C
25,00 mg
Cinc
0,39 mg
Carotenos
3.930,00 µg
Vitam. D
0,00 µg
Selenio
1,00 µg
Retinol
0,00 µg
Vitam. E
4,56 µg
Sodio
19,00 mg

Alimentos promediados:
Boniato.



Verduras/Hortalizas » Tubérculos

Boniato
Boniato
Mandioca
Mandioca
Patata
Patata

Recetas con boniato

Sin datos

Remedios con boniato

Sin datos


Copyright © 2011-2017 | Aviso legal | juananvilla.es | panoramacreativo.com