Salud y Buenos Alimentos
 


   Salud y buenos alimentos | Alimentos 

Clasificación y propiedades del Gallo (Lepidorhombus whiffiagonis)


Alimentos por categorías
  
Búsqueda de alimentos

  « Anterior

GALLO (Lepidorhombus whiffiagonis)

Siguiente »  

Gallo
Lepidorhombus whiffiagonis

Gallo (Lepidorhombus whiffiagonis) Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported Foto Massimiliano Marcelli en wikimedia.org

Propiedades del gallo

En lo que se refiere al aspecto nutricional, el gallo es un alimento con un alto contenido en selenio, yodo, vitamina B6, proteínas, vitamina B3, agua, fósforo y magnesio.

Selenio. Refuerza la protección contra enfermedades cardiovasculares a la vez que estimula el sistema inmunológico. El carácter antioxidante del selenio, retarda el proceso de envejecimiento celular, a la vez que le confieren propiedades preventivas contra el cáncer. La acción de este nutriente guarda relación con la actividad de la vitamina E.

Yodo. Favorece el funcionamiento de los tejidos nerviosos y musculares, así como el sistema circulatorio. Además, el yodo, colabora en el metabolismo de otros nutrientes, y juega un papel esencial en el adecuado desarrollo de la glándula tiroidea.

Vitamina B6 (o piridoxina). Favorece la formación de glóbulos rojos, células sanguíneas y hormonas, interviene en la síntesis de carbohidratos, proteínas y grasas, y colabora en el mantenimiento de los sistemas nervioso e inmune en perfecto estado, participando indirectamente en la producción de anticuerpos. La vitamina B6 reduce además los niveles de estrógeno, aliviando así los síntomas previos a la menstruación además de estabilizar los niveles de azúcar en sangre durante el embarazo. También evita la formación de piedras o cálculos de oxalato de calcio en el riñón.

Proteínas. Colaboran en el adecuado crecimiento y desarrollo del organismo, favoreciendo las funciones estructural, inmunológica, enzimática (acelerando las reacciones químicas), homeostática (colaborando al mantenimiento del pH) y protectora-defensiva.

Vitamina B3 (o niacina). Interviene en el proceso de transformación de energía a partir de hidratos de carbono, proteínas y grasas, y contribuye a relajar los vasos sanguíneos dotándoles de elasticidad, a estabilizar los niveles de glucosa y ácidos grasos en la sangre, y a reducir el colesterol secretado por el hígado. Junto con otras vitaminas del complejo B, la niacina ayuda a mantener sanas piel y mucosas digestivas, además de colaborar en el buen estado del sistema nervioso.

Agua (82,00%). Favorece la hidratación de nuestro organismo, al que debemos abastecer, incluyendo el consumo a través de los alimentos, con una cantidad de agua que oscila entre los 2,7 y los 3,7 litros, dependiendo de cada constitución, de la actividad física desarrollada, o de estados como el embarazo, la lactancia, enfermedad o exposición a fuentes de calor, circunstancias estas últimas donde las necesidades de consumo aumentan.

Fósforo. Contribuye a la mejora de determinadas funciones de nuestro organsimo como la formación y desarrollo de huesos y dientes, la secreción de leche materna, la división y metabolismo celular o la formación de tejidos musculares. La presencia de fósforo (en forma de fosfolípidos) en las membranas celulares del cerebro es fundamental, favoreciendo la comunicación entre sus células, mejorando de esta manera el rendimiento intelectual y la memoria.

Magnesio. Contribuye a mejorar tanto el tono muscular como el neuronal, favoreciendo la transmisión de los impulsos nerviosos, y la contracción y relajación de los músculos. Colabora en el reforzamiento del sistema óseo y la dentadura, e interviene en el sistema cardiovascular, ayudando a mantener estable el ritmo cardíaco y la presión arterial, protegiendo las paredes de los vasos sanguíneos y actuando como vasodilatador, evitando de esta manera la formación de coágulos. Además, con el magnesio, se aumenta la producción de glóbulos blancos para beneficio del sistema inmunitario. Se estima que alrededor del 60% del magnesio que asimilamos se asienta en huesos y dientes, el 28% en órganos y músculos, y el 2% restante en líquidos corporales.

El resto de nutrientes presentes en menor medida en este alimento, ordenados por relevancia de su presencia, son: colesterol, sodio, vitamina B12, vitamina B, vitamina B2, calorías, potasio, calcio, ácidos grasos poliinsaturados, hierro, vitamina B9, cinc, grasa, ácidos grasos monoinsaturados y ácidos grasos saturados.

Clasificación

Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Actinopterygii
Orden: Pleuronectiformes
Familia: Scophthalmidae
Tribu: -
Género: Lepidorhombus
Especie: L. whiffiagonis

Aporte Nutricional 100 gr

Energía
81,60 Kcal
Potasio
151,00 mg
Vitam. A
0,00 µg
Proteínas
16,13 g
Fósforo
230,00 mg
Vitam. B1
0,08 mg
Hidratos
0,00 g
Fibra
0,00 g
Vitam. B2
0,10 mg
Agua
82,00 g
Grasa
1,90 g
Vitam. B3
6,30 mg
Calcio
33,60 mg
Colesterol
60,20 mg
Vitam. B6
0,38 mg
Hierro
0,96 mg
AGS
0,33 g
Vitam. B9
11,20 µg
Yodo
16,10 µg
AGM
0,39 g
Vitam. B12
1,10 µg
Magnesio
42,10 mg
AGP
0,61 g
Vitam. C
0,00 mg
Cinc
0,40 mg
Carotenos
0,00 µg
Vitam. D
0,00 µg
Selenio
24,00 µg
Retinol
0,00 µg
Vitam. E
0,00 µg
Sodio
150,00 mg

Alimentos promediados:
Gallo.



Pescados » Pescado Blanco

Abadejo
Abadejo
Bacalao
Bacalao
Cabracho
Cabracho
Faneca
Faneca
Gallo
Gallo
Lenguado
Lenguado
Merluza
Merluza
Mero
Mero
Rape
Rape
Raya
Raya
Rodaballo
Rodaballo
Rosada
Rosada
Solla
Solla
Congrio
Congrio

Recetas con gallo

Sin datos

Remedios con gallo

Sin datos


Copyright © 2011-2017 | Aviso legal | juananvilla.es | panoramacreativo.com